Publicaciones etiquetadas con: Escuelas de Fútbol

CÓMO JUEGAN LAS FAMILIAS

Juan Antonio Gallardo Bueno

Por más de quince años, el autor Juan Antonio Gallardo Bueno, ha fungido como coordinador deportivo o director metodológico de escuelas de Futbol. Funciones que lo han obligado a una constante comunicación con las familias, de cuya interacción ha podido comprobar, existía una gran demanda de información, sobre cómo se debe jugar el rol de padres o madres en el fútbol infantil. La mayoría de los conflictos que se produjeron recurrentemente cada año, se debían a una mala concepción del proceso, a una falta de conocimientos sobre cómo funcionaban las cosas o porqué se hacían. A partir de aportarles a las familias información, no solo los conflictos se reducían sino que además, su implicación y cooperación con el equipo se hacían más eficientes.

Se trata pues, en este sentido,  de una obra orientadora hacia esos padres y madres que quieren implicarse en el proceso, beneficiándose de conocer anticipadamente los peligros y excelencias que contiene este ámbito. Un libro concebido como guía y no como regaño o intento de domesticación de los distintos instintos familiares. Un libro cómplice de las familias para ayudarles a conseguir sus metas desde el mismo momento en que se plantean cuáles son. Funciona también como un radar que avisa de los peligros inminentes, antes de pasar por ellos, por lo que las familias pueden estar alertas, prevenidas.

Consta de cinco capítulos en los que se van insertando páginas grises que funcionan a modo de fotografía literaria de diferentes episodios con los que todos se sentirán identificados y que reflejarán muy bien las sensibilidades del complejo ámbito. Tal es así, que el libro comienza con un par de páginas grises donde el autor introduce al lector sobre las cuestiones que intentará resolver.

En un primer capítulo, el autor de forma general nos desglosa conceptos muy útiles como el de las expectativas, las finalidades, la planificación del proceso, o los distintos roles que tomarán las familias a lo largo de todo el período. Desde este primer momento, el autor hace reflexionar a las familias, a los lectores, sobre sus propias ideas e intenciones al llevar a su hijo a una escuela, la importancia que debe darse al resultado, o al nivel de su hijo. Lo hace ahora en el capítulo inicial porque a partir del segundo capítulo, aportará información significativa sobre todos esos conceptos, pero concretando a una etapa determinada de las tres en las que divide el proceso.

Así pues, el segundo capítulo va dirigido a familias con hijos entre los 3 y los 7 años. Es decir, a familias que están empezando. Además de ilustrar perfectamente la sensibilidad de las familias con hijos de esas edades en sus relatos cortos de las páginas grises, aporta infinidad de consejos y orientaciones para hacer que la motivación del hijo sea la correcta y para que las familias no caigan en los prejuicios más comunes que emergen de estos primeros años.

El siguiente capítulo va desde los 8 a los 12 años. Se describe perfectamente la problemática de la etapa y se advierte de numerosos peligros. Una particularidad del libro es que asesora a las familias sobre las condiciones de la competición en cada edad. Así pues, el autor tiene especial preocupación de explicar profundamente por ejemplo, porqué se juega fútbol 7 y no fútbol 11; porqué se usan unos juegos o entrenamientos y no otros. 

El cuarto capítulo, cuando el hijo tiene más de trece años, acaba siendo de especial interés incluso para familias ya muy adentradas en el fútbol base y que con varios años en el ámbito, piensan dominar o conocer los distintos aspectos a tener en cuenta. El autor, pone entonces de relieve numerosas situaciones que podrían darse y señala los puntos sobre los que una familia debe focalizar su atención, siendo que su hijo esté a punto de abandonar el proceso o sea que el talento del hijo lo haya llevado a las puertas del profesionalismo.

El quinto y último capítulo es sin duda una de las mejores descripciones del proceso de fútbol base desde la complejidad de intereses, ideas y prejuicios que interaccionan en él. Aporta una visión más global de todo el proceso ahora, y acaba regalándonos un humorístico y simbólico callejero para orientar a las familias sobre las calles a tomar y las vía más peligrosas a evitar. En este final de la obra, también nos enumeran los conflictos más recurrentes en el triángulo formativo que desglosa y explica anteriormente.

Mucha información, muchos conceptos para las familias. Algo poco común en la bibliografía para familias pero que deja bien claro en la justificación del comienzo de la obra: 

“Para jugar bien su rol, las familias deben hacerlo sin duda, con información y esa es la finalidad de este libro. Facilitarla, para que sus decisiones sean fundamentadas. Este libro no es un regaño, ni un intento de que los padres dejen de gritar desde la grada, aunque estamos convencidos que muchos, después de leernos, tomarán otra actitud ante los juegos de su hijo y sabrán poner sus corajes en modo silencio”.

Así pues, este libro es por tanto, una conversación escrita con las familias, padres y madres. Un ideario extraído tras muchos años de experiencia interaccionando constantemente con ellas y colaborando para que su vivencia fuera lo más agradable posible. Información a las familias para que “jueguen un buen partido y disfruten más de sus hijos”.

Para adquirir el libro: @jagallardobueno (Twitter)

Categorías: Recomendaciones | Etiquetas: , , , , , , , | Deja un comentario

METODOLOGÍA DE ENTRENAMIENTO EN LAS ESCUELAS DE FÚTBOL (CAPÍTULO 2): FÚTBOL 11, EL GRAN ENEMIGO

David Fernández

Vivimos en la sociedad de la prisa, en todos los ámbitos: laboral, social, educación etc… Nos hemos acostumbrado a todo lo instantáneo. Cuando somos pequeños, nuestras madres ya van comprando ropa de un par de tallas más, para que no se nos quede pequeña en los próximos años; y los críos van por ahí con ropa que les queda ancha. ¿Por qué digo esto? Porque en fútbol base pasa igual, tenemos mucha prisa en que los niños jueguen cuanto antes a fútbol 11. ¿Qué prisa hay en crear una liga de transición a fútbol 11, cuando aún están en etapa alevín? El primer gran crimen, es anticipar antes de hora la llegada al fútbol 11 y el segundo, es que desde los 6 años juegan lo mismo hasta los 11 años, es decir, fútbol 7 o fútbol 8, dependiendo de la federación. ¿A caso, es igual un niño de 6 años a uno de 11? ¿Entonces, por qué juegan en las mismas dimensiones y frente al mismo número de jugadores? De nuevo, le estamos comprando ropa al niño que no le corresponde con su talla y por lo tanto, le queda grande.

Respecto al primer crimen, ¿Qué provoca anticipar antes de hora la llegada al fútbol 11? Generalmente, cuando se produce el cambio a fútbol 11, se produce en la etapa infantil (aunque en otros países se produce antes), en esta etapa hay un cambio hormonal, es decir, el cuerpo del niño ya sufre un estrés interno en su cuerpo de por sí. A este estrés de su propio cuerpo, por estar en un estado de crecimiento, hay que añadirle otro estrés, el de las dimensiones del campo de fútbol 11. En estas dimensiones el jugador se estresa y se aburre, casi no disfruta del balón, en 90 minutos nadie toca el balón más de 90 segundos. Muchos no aguantan está presión y acaban abandonando la práctica de este deporte y quien lo aguanta suele recordar esa temporada como la peor de su vida. ¿Cuántos talentos nos habremos perdido y nos perderemos por querer jugar al juego de los adultos antes de hora? En el campo grande, los jugadores son condenados a la pasividad, a intervenir en muy pocas ocasiones y no da lugar a plasmar su creatividad. ¿Qué podemos hacer para cambiar está dinámica? Hay que ir a dos aspectos fundamentales para producir un cambio: los entrenamientos y la competición. Sigue leyendo

Categorías: Artículos, Uncategorized | Etiquetas: , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.